06 enero 2009

UNA DE INCONGRUENCIAS

Ayer, en Moncloa, Valcárcel tuvo la oportunidad de demostrar que, ante todo, es el primer representante de los intereses de los murcianos… Pero no lo hizo. Otros presidentes autonómicos como Aguirre o Camps, también del PP, acudieron a la cita con el presidente Zapatero con el ánimo de negociar, al menos aparentemente, un nuevo sistema de financiación autonómica que beneficiase a sus respectivos territorios. De eso se trataba. Pero el objetivo de Valcárcel no era lograr el mejor acuerdo posible para la Región, sino buscar un titular de prensa del agrado de Rajoy, aunque para ello haya tenido que echar mano de una absoluta falta de rigor.

Veamos. El pago de la deuda que reclama Valcárcel es fruto del acuerdo que él mismo firmó con Aznar en 2001. Entonces, como ahora, poco importaban los intereses de los murcianos. Y es que, ante todo, prevalecía el dócil seguidismo hacia las decisiones de su ‘jefe’. No hubo lugar al cuestionamiento, ni a la crítica, ni a la reivindicación. Y eso que aquel pacto perjudicaba seriamente a la Región. No obstante, es uno de los motivos por el que la crisis económica se ha hecho notar, aquí, más que en ningún otro sitio.

A lo que íbamos. El Gobierno socialista de España se ha visto obligado a cumplir escrupulosamente con aquel pacto, si bien, desde 2004, conscientes del desastre generado, ha ido enviando fondos adicionales.

El problema más grave de aquel acuerdo era que no contemplaba ni la población real ni la actualización de la misma. Ahora resulta que ésa, la que el PP no fue capaz de llevar a cabo, es una exigencia “irrenunciable” para Valcárcel. Pues bien, ahí está. Ya es una realidad en el nuevo modelo.

Sin embargo, lejos de felicitarse porque con la nueva financiación autonómica los murcianos vayamos a salir beneficiados, ahora se dedica a buscar pegas por otros lados. También en esto ha pinchado en hueso. Dice Valcárcel que Zapatero ha roto, por primera vez en la historia de la democracia, el consenso entre comunidades y Gobierno en materia de financiación. Pero oiga usted, si se ha reunido y está negociando con todos los presidentes autonómicos. Si hasta tiene las bendiciones de algunos mandatarios del PP... En cambio, ¿Ya no recuerda que en el último “acuerdo” de financiación, Aznar sólo se reunió con el presidente de una Comunidad Autónoma? El de Cataluña. Él sí que negoció en la intimidad.

A pesar de sus inconguencias, los socialistas de la Región de Murcia queremos centrar la atención en lo verdaderamente importante: ¿Va el Sr. Valcárcel a presentar, por fin, un plan efectivo contra la crisis económica? Ahora no tiene excusa, el nuevo modelo de financiación reportará dotaciones económicas extraordinarias que, desde luego, exigiremos que se destinen a la creación de empleo, a la financiación de las empresas, a los autónomos, comerciantes o la inversión productiva.

Las bases de ese nuevo modelo nos interesan, tanto por la actualización de la población, el fondo de competitividad, el de cooperación o el de solidaridad. Esto es, por todas las vías, instrumentos y fondos, Murcia va a ser una de las regiones más beneficiadas. Pues queremos que el ciudadano lo note. ¡Pero ya!

1 comentario:

CARLOS RODRÍGUEZ IBÁÑEZ dijo...

Como bien dices, Valcárcel no fue a Madrid a trabajar y pelear por l@s murcian@s, fue simplemente a conseguir un titular con el que poder tapar vergüenzas propias y desviar atenciones sobre los graves problemas que pululan sobre cargos públicos "populares".

Sigue en su estrategia estéril de hacer oposición al gobierno central cuando su labor debería ser la de un murcianismo exigente pero no oponente.

Es curioso ver y escuchar a otros dirigentes "populares" Espe Aguirre, Camps, etc... salir "satisfechos" de las reuniones celebradas y nuestro representante vuelve a salirse del tiesto exigiendo lo que no tenemos gracias a su mala negociación con su querido anterior presidente José María Aznar.

Tenemos lo que nos merecemos, dado que se le ha votado, pero... perdón por la reiteración ¿Le pedimos a los olmos... peras?

Saludos