05 diciembre 2012

La Amnistía Fiscal: nacida para fracasar



Hay un debate político y filosófico eterno entre los que creen que las acciones humanas deben ser juzgadas por sus efectos y los que creen que lo importante es la intención. El PP ha dejado obsoleto ese dilema con una batería de medidas que son tan inútiles como inmorales. La amnistía fiscal es la referencia en esa nueva categoría, porque al problema ético que puede suponer el perdonar los impuestos sin preguntar  el origen de esas rentas, se une que la medida no ha cumplido los objetivos que se había marcado el Gobierno. Y es lógico, porque al final principios y resultados no están tan lejos, y una amnistía sólo tiene sentido si va acompañada de medidas coercitivas contundentes que modifican el ámbito legal de forma tal que, por un lado, pueden justificar disposiciones transitorias y, de otro, suponen un verdadero incentivo para acogerse a una medida que de otra forma carece de sentido. En definitiva, la amnistía fiscal ha fracasado por los dos lados: por los recursos que ha obtenido y por lo que ha dejado de obtener. Y de esos fracasos querría hablar a continuación.

En primer lugar, ha  contribuido a destruir la “conciencia fiscal” de nuestro país a cambio de obtener 1.191 millones de euros, una cantidad que apenas va a representar dos décimas del déficit público que hay que cubrir este año.  Todo ello si  es correcta la cifra que ha hecho pública el Ministro de Hacienda, porque mucho me temo que la haya inflado, incluyendo por ejemplo las declaraciones complementarias que se hacen de manera habitual todos los años por los contribuyentes, o los ingresos procedentes del gravamen especial de los dividendos de fuente extranjera, ese otro regalo fiscal para amnistiar dividendos españoles en paraísos fiscales.

Pero ese deterioro de la “conciencia fiscal ” va a ser más importante de lo que podríamos haber pensado cuando el Gobierno aprobó  la amnistía, antes de la indecente interpretación de la Dirección General de Tributos sobre Decreto Ley que la  aprueba, por ello  el Gobierno ahora quiere ocultar a la opinión pública que una gran parte de los capitales sobre los que se ha aplicado la amnistía es sobre los prescritos, en ese caso el gravamen se aplica sobre las rentabilidades de los mismos, luego el tipo que finalmente han pagado los que se han acogido a la medida, se sitúa muy por debajo del 10%, muy probablemente alrededor de un 2%, ello indica lo “barato” que les ha salido a los defraudadores esta medida.

Otra de las consecuencias,  del deterioro de la   “conciencia fiscal” o como la llaman otros autores la “moral fiscal”, es que supondrá un incremento de la economía sumergida y una  caída en la recaudación fiscal en los próximos años. Una referencia clásica en la literatura sobre las amnistías fiscales (Stella, 1991) dice que generalmente no consiguen aumentar la recaudación, más bien lo contrario. Lo que sí consiguen es debilitar la confianza en el sistema fiscal.   Desde luego, el Banco Mundial se muestra muy escéptico. El economista jefe de la OCDE Carlo Padoan  ha dicho que “la lucha contra la evasión fiscal no debería ser frustrada con amnistías”.  La OCDE alerta del riesgo de las mismas.
  
Pero, también ha fracasado la Ley de lucha contra el fraude que acaba de ser aprobada recientemente en el Congreso de los Diputados; no ha supuesto un incentivo para que los defraudadores se hayan acogido  a la amnistía, en la medida que  no incluye una estrategia ambiciosa e integral  de lucha contra el fraude. Una amnistía fiscal tiene costes morales respecto a los contribuyentes y costes reputacionales respecto a todos los ciudadanos, contribuyentes y defraudadores. A cambio, básicamente recauda pero, por sí sola poco. El análisis económico la contempla como una medida excepcional que puede tener sentido sólo en un contexto de endurecimiento de los controles antifraude (Leonhard y Zeckhauser, 1987).

La amnistía es un fracaso desde el punto de vista de los fundamentos morales, y  desde el punto de vista de los resultados, también es innecesaria, porque hay otros procedimientos decentes por los que se hubiera recaudado muchos más, frente a los 1.191 cabe contraponer que la lucha contra el fraude en 2011 dio como resultado 10.400 millones  y en los últimos siete años 56.000 millones de euros. Y estoy persuadido que con un conjunto de medidas integrales de lucha contra el fraude y el gran fraude internacional los resultados pueden ser muy  positivos en el futuro. 

25 noviembre 2012

Las "amnistías" de Rajoy




El PP tiene una estrategia económica: bajar un poco más el listón moral de la sociedad y esperar a ver si hay suerte y que tire  la economía internacional.  O explicado desde la óptica de la economía llevar a cabo una devaluación interna con el objetivo de ser competitivo por abajo, bajando salarios y derechos. 

Dicha estrategia se concreta en  política laboral, financiera, social, también  en la vertiente de los ingresos públicos, a través de  medidas que ponen de manifiesto que a este Gobierno no le guía ni los principios,  ni unos mínimos  fundamentos morales.  

1.       La amnistía fiscal  prevé que los contribuyentes del IRPF, del Impuesto sobre sociedades o de No residentes que quieran voluntariamente regularizar su situación tributaria podrán hacerlo a través de una declaración tributaria especial y mediante el posterior ingreso de la cuantía resultante de aplicar al importe de la renta o valor del bien no declarados que se pretende regularizar el porcentaje del 10%, perdonando el fisco los tipos de gravamen correspondiente  así como la sanción y los interés de demora, con un agravante,  no se mira la procedencia de las rentas declaradas. Con mayor ignominia  el Gobierno está desarrollando una campaña por tierra, mar y aire para que sea un éxito la amnistía.

2.      La amnistía en la repatriación de dividendos de paraísos fiscales a cambio de un gravamen del 8%,  perdonando los impuestos y multas  correspondientes,  y  justificando la existencia de los paraísos  y no combatiéndolos.

3.      Hemos descubierto una tercera amnistía en el Catastro en el periodo 2013 y 2016, a partir de las enmiendas que el PP ha presentado a la ley de medidas tributarias en tramitación en las Cortes; por el que se perdona una multa que podría ser de hasta 6.000 por unidad catastral frente a una tasa que se crea de 60 euros.

4.       Un nuevo proceso de actualización de balances con un gravamen del 5%, dejando de ingresar recursos en las arcas públicas, pero además en el contexto en el que estamos, sólo se acogerán las empresas que vayan a liquidarse o a realizar fuertes desinversiones en inmovilizado, con el objetivo de disminuir sus potenciales plusvalías.

5.       En la Ley de medidas tributarias se pretenden modificar varios impuestos para considerar deducibles las pérdidas en el juego. Otra vía para blanquear dinero. Con esta medida Fabra, ex Presidente de la Diputación de Castellón,  no tendría que haber comprado billetes de lotería.

6.       Se pretende establecer beneficios fiscales en el IBI y en IAE otorgando bonificaciones del 95% para empresas como “Eurovegas”, evocando claramente una modificación “ad hoc”. Una empresa que, como es conocido, pudiera estar obteniendo  fondos de dudosa procedencia.

Montoro el rey de las amnistías, cuando tiene un problema crea una amnistía.

24 noviembre 2012

Una campaña indecente del gobierno para que triunfe la amnistía fiscal





Quedan pocos días para que concluya el plazo que el Gobierno les dio a los defraudadores a Hacienda para regularizar su situación, en una de las medidas más vergonzosas de cuantas ha adoptado este gobierno. Ignominia sobre ignominia, el Gobierno ha insinuado a quienes defraudaron que ese perdón tiene todos los parabienes legales, ocultando que el recurso que interpuso el PSOE ante el Tribunal Constitucional ha sido admitido a trámite. Yo estoy seguro de que la sentencia del tribunal cuando llegue acabará con esta amnistía. Eso es algo que todos deben saber: los buenos ciudadanos que han cumplido con sus obligaciones, y quienes defraudaron y creyeron que podían eludir sus responsabilidades.

La amnistía fiscal presenta no solo un problema de injusticia en cuanto que a los defraudadores se les perdona los impuestos, sino que además demuestra que la política impositiva del Gobierno carece de principios, porque el Gobierno puede amnistiar actividades ilegales y repugnantes. Es decir, el Gobierno mira para otro lado sobre el origen de las rentas que se van amnistiar. En definitiva, la política impositiva del gobierno carece de fundamentos éticos y morales.

En esa dirección queremos denunciar la campaña indecente que está realizando el Gobierno por tierra, mar y aire para que la amnistía sea un éxito, toda vez que con los datos de recaudación del Agencia Tributaria en los primeros meses ha sido un fracaso, ocultando que existe un recurso al Tribunal Constitucional del PSOE que podría declarar inconstitucional lo declarado.

Es lamentable y muy triste para la ética y la moral comprobar el “road show”, que por toda España,  están llevando a cabo los altos cargos del Ministerio de Hacienda, comenzando por el Secretario de Estado de Hacienda, garantizando a empresarios, bufetes de abogados, agentes económicos en general, que se han modificado las leyes para que no se investigue ni la responsabilidad penal ni la relacionada con la hacienda pública, así como,  ocultando el recurso al Constitucional del PSOE.

19 noviembre 2012

De la amnistía fiscal al "papeles para todos" (los especuladores)





               Hay un debate político y filosófico eterno entre los que creen que las acciones humanas deben ser juzgadas por sus efectos y los que creen que lo importante es la intención. El PP ha dejado obsoleto ese dilema con una batería de medidas que son tan inútiles como inmorales. La amnistía fiscal era hasta hora la referencia en esa nueva categoría, porque al problema ético que puede suponer el perdonar los impuestos sin preguntar  el origen de esas rentas, se une que la medida no está sirviendo para nada, puesto que apenas ha atraído a 50 de los 2.500 millones de euros que esperaban lavar. Lógico, porque al final ética y estética no están tan lejos, y una amnistía sólo tiene sentido si va acompañada de medidas coercitivas contundentes que modifican el ámbito legal de forma tal que por un lado pueden justificar disposiciones transitorias y, de otro, suponen un verdadero incentivo para acogerse a una medida que de otra forma carece de sentido.

               Como el equipo económico del PP hace tiempo que compite entre sí en muchos sentidos, y en particular en elevar el listón del desatino, el Ministerio de Economía lanza ahora la idea de regalar un permiso de residencia con cualquier adquisición de viviendas con valor superior a 160.000 euros. Está claro que España como país necesita vender activos como forma de reducir el fuerte endeudamiento exterior, y la mejor forma es con los activos inmobiliarios, que suponen lo que yo llamaba hace dos años “el otro lado de la deuda”. Ahora bien, aparte de la intención última de la medida, deberíamos dedicarle dos minutos a la forma y al fondo de la propuesta. En cuanto a la forma, es indecente que quienes hace 8 años les negaban derechos a los trabajadores que ya estaban en España trabajando y una empresa quería contratarlos, ahora quieran darle esos mismos derechos a extranjeros que no están en España y no lo necesitan más que para algún tipo de oscura intención. Los mismos que han restringido la Seguridad Social a las personas que conviven entre nosotros se la ofrecen a cualquier persona del mundo con capacidad para comprar una casa, o que esté interesado en la protección legal que le brinde la residencia española.

               Si nos tapamos la nariz y miramos la eficacia previsible de la medida, observamos que parece ser similar a la de la amnistía. Los ciudadanos comunitarios que quieran comprar una vivienda no necesitan el permiso de residencia; los extracomunitarios que quieran disfrutar de vacaciones en España y dispongan de evidentes medios económicos para ello, tampoco, puesto que ya obtienen sin problemas el visado de turista. Quizá se podría relajar en algún caso la normativa que se aplica para dichos visados, ahora que la presión migratoria es menor, pero el permiso de residencia a cambio de una adquisición suena a que por cada caso que realmente cumpla con el objetivo habrá muchos con los perfiles más variados.

               Debemos esperar a ver cómo se concreta esta última ocurrencia. Que se haya difundido el mismo día en que hemos conocido que por primera vez los beneficios han superado a los salarios en España no parece trivial., sino la consecuencia de una política orientada al sufrimiento de la mayoría. Los creadores de un modelo basado en la especulación no renuncian a su criatura a pesar de su evidente fracaso; se trata, tan sólo para ellos, de bajar un poco más el listón moral de la sociedad y esperar a ver si hay suerte. Me temo que no la vamos a tener, tanto si la medida funciona como si no.






07 noviembre 2012

Una fiscalidad para salir de la crisis


Artículo publicado el 7 de noviembre de 2012 en El País 

            En el otoño de 2012 y en la periferia europea nos encontramos con una situación verdaderamente complicada. Resumiendo, la crisis económica ha disparado los déficit públicos y esos déficit han encarecido la financiación, pública y privada, lo que agrava crisis y déficit; todo ello (parece que) hace inevitables duras políticas de ajuste que profundizan en la crisis económica, la transforman en social, y no terminan de solucionar nada.

            Si los recortes de gasto no consiguen tapar el agujero de las cuentas públicas y sin taparlo no avanzamos, no queda más remedio que mirar el lado de los ingresos. Como no se van a recuperar solos en medio de este círculo vicioso, hay dos propuestas sobre la mesa: elevar la fiscalidad (los tipos de algunas figuras existentes o crear nuevos impuestos) o mejorar la lucha contra el fraude. En el caso del incremento de la presión fiscal “nominal” la disyuntiva es parecida en todos los países: en un aumento progresivo, que se centre en los agentes de mayor poder adquisitivo, la capacidad de recaudación puede verse afectada por el efecto de la propia crisis (hay menos beneficios o rentas altas que gravar) y además, si no hay coordinación internacional, puede jugar el efecto “salida” de capitales, pero un aumento de la presión a la clase media sólo profundiza en la propia crisis. En el caso de la lucha contra el fraude fiscal ocurre algo parecido: o nos centramos en el pequeño fraude local o la presión a las grandes empresas, más allá de algún caso sonado, termina por no beneficiar ni a la recaudación ni a la propia actividad económica dada la reacción de las empresas. Somos partidarios de un mejor reparto de los costes de la crisis a través de una fiscalidad más progresiva y de una lucha contra el fraude más efectiva, pero somos conscientes de los problemas de ambos esfuerzos, al menos a corto plazo.

            El panorama dibujado ofrece, además, otra alternativa clara a las políticas seguidas hasta ahora con nulos resultados. Es la movilidad internacional de los grandes patrimonios y la artificiosa movilidad de los beneficios de las grandes empresas,  abusando de los precios de transferencia, la que erosiona la capacidad fiscal de los países. Un resultado adicional de la movilidad es el mayor incentivo a la competencia fiscal entre gobiernos, lo que de nuevo en equilibrio reduce ingresos, aumenta la desigualdad y profundiza en los determinantes últimos de la crisis que padecemos. Porque el resultado de esa competencia fiscal es que países muy pequeños, que no temen represalias comerciales y no tienen servicios públicos que mantener pueden llevar sus tipos impositivos al cero, en lo que se conoce como paraísos fiscales, pero que más bien son la causa de los infiernos sociales que amenazan al mundo desarrollado.
           
            El resultado de la competencia fiscal será todo lo indeseable que se quiera, pero no deja de ser un equilibrio; es decir, cuanto más nos esforcemos algunos en coordinar políticas “justas”, mayor será el incentivo de otros a desviarse y atraer con rebajas grandes “clientes”. No cabe el consenso en este tema, de la misma forma que no cabe relativizar su importancia (puede ampliarse la información sobre el tamaño de este agujero negro que amenaza a la economía mundial en muchas fuentes, como por ejemplo taxjustice.net). La cuestión, por tanto es qué hacer. Y la respuesta tiene que ser: todo lo posible y ya. Esto implica al menos tres tipos de actuaciones.

            En primer lugar, mejorar el marco legal nacional para dotarnos de mecanismos para perseguir los artificios contables que trasladan riqueza, renta y beneficios fuera del país sin el necesario cumplimiento de las obligaciones fiscales. No puede ser que empresas multinacionales maquillen sus cuentas para que todo el beneficio que realmente obtienen aquí tribute en otro país. Así mismo, la administración española  debe analizar, para su aplicación, la normativa americana FATCA que entra en vigor en un par de meses, por la que cualquier entidad financiera del mundo tiene la obligación de informar, al fisco de EE.UU, sobre los movimientos de cuentas de ciudadanos americanos, o le retendrán un 30% de todos los pagos que reciban de fuente americana.  En segundo lugar, mejorar los mecanismos de coordinación con otros países de la Unión Europea y de la OCDE porque cuántos más nos pongamos de acuerdo, más capacidad de luchar contra esta lacra tendremos. No basta con firmar  convenios incluso con paraísos fiscales y presumir de ello, como hace el Gobierno, o amenazar con que se acaba el secreto bancario, lo importante es que remitan de manera automática información para investigar el fraude sofisticado y eso no ocurre ahora; sin una actitud activa del Gobierno pasará mucho tiempo hasta que esa información llegue a la Hacienda española, porque dichos países firman convenios para que no los señalen con el dedo, pero otra cosa es la colaboración sincera.  Por último, siempre hay lugar para acciones que tengan un papel ejemplarizante para al conjunto de la población. España está pendiente de aceptar (o no) la solicitud de extradición a Suiza de un empleado de banca (el caso Falciani) que posee información sobre muchos miles de clientes. De esa información varios países (entre ellos, España) ya han obtenido varios miles de millones de euros en multas y regularizaciones fiscales (Grecia en un futuro inmediato, gracias a la colaboración del periodista Kostas Vaxevanis). El secreto bancario no existe en España, con lo que su violación no está tipificada como delito. Más allá de la motivación de Falciani, su caso es revelador de la cuantía de las cifras que rodean este mundo; y, por supuesto, la decisión que tome el Gobierno de Rajoy revelará, tanto o más que muchas otras decisiones que está tomando, que claro que hay alternativas, y que gobernar es elegir.

            La armonización fiscal internacional  y la lucha contra  los paraísos fiscales son temas cruciales en las sociedades del siglo XXI, por razones éticas, de defensa del Estado de derecho, por razones sociales, pero también  para salir de la crisis económica. En esa dirección, hemos propuesto la creación de una comisión en el Congreso de los diputados que tenga como objetivo tratar específicamente la  armonización y coordinación  fiscal internacional,  lucha contra el fraude fiscal y  los  paraísos fiscales.

Pedro Saura García, es Portavoz de Hacienda del Grupo Parlamentario Socialista
@pedrosaurag







04 noviembre 2012

Internacionalismo, fiscalidad y Paraísos fiscales



La lucha contra el fraude y la lucha contra los paraísos fiscales es un tema crucial en las sociedades del siglo XXI, por razones éticas, de defensa del Estado de derecho, por razones sociales, pero también  para salir de la crisis económica.

La movilidad internacional de los grandes patrimonios y la artificiosa movilidad de las grandes empresas, entre ellas las multinacionales erosionan la capacidad fiscal de los países. Un resultado adicional de la movilidad es el mayor incentivo a la competencia fiscal de los gobiernos a bajar impuestos “efectivos” a las grandes corporaciones y patrimonios, lo que de nuevo reduce ingresos públicos, aumenta la desigualdad y profundiza en los determinantes últimos de la crisis que padecemos.

Porque el resultado de esa competencia fiscal es que países muy pequeños, que no temen represalias comerciales y no tiene servicios públicos que mantener pueden imponer tipos impositivos  que tiendan a cero, en lo que se conoce como paraísos fiscales, pero que más bien son la causa de los infiernos sociales que amenazan el Estado del Bienestar en el mundo.

 Es por ello  necesario atajar de raíz el problema y  ni los gobiernos, ni los parlamentos, ni los responsables políticos,  pueden mirar para otro lado. Por tanto, es preciso dotarnos de mecanismos y de acciones nacionales,  pero también de coordinación europea e internacional, porque cuánto más nos pongamos de acuerdo, más capacidad de luchar contra esta lacra tendremos.

Y  de manera  más urgente en Europa, luchar contra paraísos fiscales, contra el abuso de los precios de transferencia que aplican las multinacionales y contra la competencia fiscal entre socios de efectos perniciosos para todos, como se está viendo en el caso de Luxemburgo  e Irlanda

Con relación a todo ello, recientemente,  he registrado otro conjunto de iniciativas en el Congreso de los Diputados relacionadas con  la fiscalidad internacional:

- Crear una Subcomisión, en el seno de la Comisión de Hacienda, que tenga como objetivo tratar específicamente la armonización y coordinación fiscal internacional, lucha contra el fraude fiscal y los Paraísos Fiscales.

- ¿ Cuántas regularizaciones, y en qué cuantía, ha hecho la Agencia Tributaria para corregir la política de precios de transferencia que realizan las multinacionales para eludir el pago de impuestos en España?.

-  ¿ Qué información ha solicitado el Gobierno y recibido de Luxemburgo, en lo que llevamos de año, sobre SICAV registradas allí con partícipes de España?.

- ¿ Qué información con trascendencia fiscal, para investigar posibles fraudes, ha solicitado el Gobierno a Suiza?, ¿ Cuál ha sido la respuesta de las autoridades suizas?.

Es sin duda, también  el gran reto del internacionalismo de la izquierda, coordinar esfuerzos  para evitar el "race to the botton" en impuestos y para crear un cerco absoluto en torno a los paraísos fiscales. 

Finalmente, desde mi punto de vista, uno de los pilares sobre el que se tiene que asentar una política económica alternativa y  de futuro   en España es la fiscalidad internacional. 











01 noviembre 2012

Una reforma fiscal para el crecimiento y la igualdad



Os dejo mi intervención, del martes de esta semana en el Pleno del Congreso, con motivo de la enmienda a la totalidad que hemos presentado al Proyecto de Ley de medidas tributarias para 2013. En ella, hago una crítica a la política impositiva del Gobierno, y posteriormente, planteo los pilares de la reforma fiscal que necesita España.


 "La enmienda a la totalidad que presenta mi grupo no es solamente una enmienda a la totalidad a este Proyecto de Ley, es una enmienda a la totalidad a su política  fiscal;  a la política impositiva de este  Gobierno.

Sr. Ministro su política impositiva se resume en una idea: la mayor subida de los tipos impositivos de la democracia a las rentas medias, perdonándole los  impuestos a los incumplidores.

Y esto tiene tres consecuencias:

1ª Lastra el crecimiento económico.

 Profundiza  en la desigualdad en España, se profundiza en el sufrimiento de los ciudadanos, de las familias, de las rentas medias y de los trabajadores.

3ª   Pero lo más importante: carece de Principios!!.

 Sin perder de vista una cuarta consecuencia:

No generan confianza, porque ahondan en la recesión, y porque muchos de los cambios que proponen son puros parches, retoques con vocación temporal.

  
Las consecuencias de la  política impositiva del Gobierno:

1.     Incrementa la desigualad social.  Se  suben los impuestos a las rentas más humildes y rentas medias, el IRPF el IVA( con una subida media del 17%),  y sin embargo, el Gobierno está haciendo lo humano  y los divino, para que los defraudadores no paguen lo que deben pagar.

No fue suficiente una Real Decreto Ley; aprueban  una Orden Ministerial para no mirar la procedencia del dinero; plantean una modificación en el Cogido Penal   que busca dar seguridad jurídica al defraudador  en cuanto a que no se van a iniciar  acciones penales en relación al delito de blanqueo de capitales; dos informes de la Dirección General del Tesoro en los que se sugiere, a los defraudadores,  que estas declaraciones son información reservada  incluso para la Inspección de Hacienda.

Hay una campaña indecente, por tierra, mar y aire, ante los defraudadores para que la Amnistía sea un éxito. ¿ Qué principios son estos Sr. Ministro?.

No termina ahí la indecencia, el anterior Gobierno  luchaba contra los paraísos fiscales ahora, con el Gobierno del PP, se justifica  la existencia de paraísos fiscales,  se le perdona los impuestos a los que tienen dividendos en esos repugnantes lugares. Paraísos para unos pocos que son el origen de infiernos para la mayoría, que son el origen de los infiernos sociales.

Todo ello contribuye, sin duda,  por la vía de los impuestos, a incrementar la desigualdad en España

2.      Cuando se incrementa la desigualdad se lastra el crecimiento.

En ese escenario, los ciudadanos con rentas bajas y medias tienen una demanda efectiva menor, por tanto,  menos crecimiento, se recauda menos y se incrementa el déficit.

3.     Lo que proponen básicamente en el Impuesto de Sociedades   son soluciones con vocación temporal, son puros parches y retoques, sin emprender, una reforma integral del impuesto.  

No hay una reforma estructural del Impuesto de Sociedades. En realidad son medidas coyunturales que implican pan para hoy y hambre para mañana.

 Y eso no genera confianza a los mercados, porque no resuelve el problema de la suficiencia recaudatoria para reducir el déficit público.
  
Y le digo más la confianza en la política impositiva del Gobierno es clave para evitar la segunda intervención, la intervención total de la economía española.

Mire Sr Ministro,  la subida del IS a las grandes empresas no es la reforma profunda que necesita el impuesto sino una simple adelanto de recaudación a través de la elevación de los pagos a cuenta sobre todo de 2012 y también en 2013, y  vía limitación de la deducibilidad de las amortizaciones en 2013 y 2014,  pero esos adelantos de recaudación revertirán en 2014 y 2015, trasladando a esos ejercicios el problema.

En diez meses, en el ámbito tributario, Sr. Ministro, el Gobierno ha presentado a esta Cámara 3 Reales Decretos, 3 Proyectos de Ley, 1 Proyecto de Ley orgánica. En definitiva, 7 textos legislativos con contenido tributario. En los que ha habido de todo menos una reforma fiscal en profundidad.

Ahora rescato a la deducción a la compra de vivienda a las rentas altas, ahora desaparecen las deducciones a la compra de vivienda.

Ahora apruebo una amnistía fiscal, y reduzco los recursos destinados a la Agencia Tributaria, ahora apruebo una ley de lucha contra el fraude.

Ahora apruebo una ley de lucha contra el fraude, ahora permito que las pérdidas del juego se  descuenten  del importe de las ganancias del juego, o que incentive la economía de un casino de dudosa procedencia.

A un inspector o subinspector de Hacienda por la mañana se le dice que mire para otro lado ante los defraudadores y por la tarde que luche contra el fraude.

Por cierto, Sr. Ministro, saca usted pecho, por los resultados de la Agencia Tributaria en materia de lucha contra el fraude.

Pero todo los especialistas saben, y en el Agencia en particular, que eso tiene que ver con las medidas que se tomaron en el pasado, porque usted en su Plan de lucha contra el fraude para este año, no ha tomado ni una sola medida nueva.

Todos los especialistas saben que los resultados de la recaudación dependen de trabajos de entre un año y dos atrás; y de ejecuciones de sentencias judiciales que proceden de trabajos de los funcionarios de la  Agencia de muchos más años atrás.

Pero sobre todo ha  desaprovechado, Sr Ministro,  la oportunidad de presentar una ambiciosa reforma fiscal.

Su discurso económico en materia de impuestos, como el del déficit público, es pura ideología y puro fracaso.

·       Ustedes nos decían  antes de las últimas elecciones,  y ahora nos dicen también, a través de los presupuestos,  que el principal problema fiscal de nuestro país es el  gasto público, la  dimensión del sector público y el Estado del Bienestar. Yo no digo, que haya que plantear cambios profundos  en el sector público para mantener el mismo nivel de servicios.

 Pero el problema fiscal más importante de nuestro país se llama:  ingresos públicos!. Nuestra presión fiscal es casi 10 puntos menos que la media de la UE-17, tenemos los ingresos sobre PIB más bajos de Europa (solo Lituania, Eslovaquia y Bulgaria recaudan menos que España).

·        Y es puro fracaso. Porque el PP nos dijo a los españoles, a través de su programa electoral que bajaría los impuestos, para de esa forma incentivar la actividad económica, y por ende, aumentar la recaudación, sin embargo, han aprobado  las mayores subidas de impuestos a las familias y  a los profesionales de la  democracia.

Por cierto, espero que usted haga una valoración prudente de los resultados de la recaudación del mes de septiembre que presentan hoy, y  no extraiga conclusiones equivocadas.

Tres son los motivos para la cautela:

-        El Efecto anticipación del consumo en agosto por la subida del IVA en septiembre. Como lo pone de manifiesto las ventas minoristas de septiembre, caen un 12,6% a precios constantes.

-        Los ingresos de las retenciones sobre los intereses pagados por el Tesoro sobre la deuda pública, que se devuelven el mes siguiente.

-        Y con toda probabilidad se ha retrasado el ritmo de devoluciones del IRPF, IS e IVA.

En definitiva, es necesaria una reforma fiscal para recuperar la base impositiva que nos permita  abordar la falta de crecimiento de nuestro país y  la desigualdad creciente

Que debe pivotar sobre  tres pilares:

1.     Que no paguen más impuestos los que ya pagan. Que paguen impuestos los que no pagan.  El fraude fiscal, la elusión fiscal y los paraísos fiscales deben de estar en el corazón de la agenda política.

No se equivoque, Sr. Ministro, el fraude no está en el fontanero, está en las grandes corporaciones, en las multinacionales, en los paraísos fiscales.

Para la derecha la globalización es una buena excusa para eliminar los impuestos, para la izquierda la globalización debe ser una oportunidad para extender el estado del bienestar.

2.     Una reforma que permita tener un sistema impositivo claro, sencillo, transparente, que elimine deducciones y exenciones ineficientes e injustas, y atractivo a la inversión y al esfuerzo de trabajadores y empresarios.


3.     Una reforma fiscal que grave a las grandes propiedades,  a los grandes patrimonios, a las grandes herencias. Ello no desincentiva el crecimiento económico, todo lo contrario,  y además contribuye a un reparto más justo de la salida de la crisis.

Un sistema impositivo óptimo puede combinar los estímulos al crecimiento económico con más justicia social, a eso aspira la sociedad española.
Sr Ministro, sus medidas impositivas no consiguen ni una cosa ni la otra, pero sobre todo carecen de Principios!."

              





28 octubre 2012

Enmiendas Grupo Parlamentario Socialista Presupuestos 2013 para la Región de Murcia



Os dejo las enmiendas que hemos presentado a los Presupuestos de 2013 para la Región de Murcia.

 
 
  ( miles de euros)
 
1. Plan para el desarrollo integral de la Zona de Lorca(*) 100.000
2. Planes especiales  empleo  municipios afectados  recientes inundaciones en R. Murcia 20.000
3. Planes avenidas ramblas en : Lorca, Molina de Segura, Puerto Lumbreras, Totana y Espinardo 74.800
4. Regeneración de la Bahía de Portmán 10.000
5. Autovía del Altiplano, tramos Jumilla-Yecha 10.000
6. Soterramiento AVE  Ciudad de Murcia(  Santiago el Mayor, Murcia el Carmen, Nonduermas, etc) 20.000
7. Corredor Ferroviario Mediterráneo de mercancías hasta Murcia, Cartagena y Lorca 5.000
8. Corredor Mediterráneo( Murcia-Almería) y soterramiento del AVE en Lorca 15.000
9. Variante  ferroviaria de Camarillas 5.000
10. Variante  ferroviaria de Alcantarilla 5.000
11. Reparación y adecuación de la línea ferroviaria Lorca-Águilas 5.000
12. Asociación sociocultural Teatro Circo Apolo de El Algar(Cartagena) 150
 
  Total 269.950
(*) realizamos una estimación de la inversión en 2013( primer año de vigencia del Plan)    

17 octubre 2012

Los paraísos fiscales asfixian a la economía y al Estado del Bienestar


Todos los días vemos cuestiones que tienen que ver con los paraísos fiscales y el fraude fiscal, como el caso de la operación destapada ayer de la trama china de blanqueo de capitales, y otros casos de  blanqueo de capitales,  el debate político en EEUU sobre el dinero que tiene Romney en paraísos fiscales, o los acuerdos tipo RubiK con el gobierno suizo, o el caso Falciani. Asuntos todos ellos que forman parte de una realidad que está asfixiando a la economía internacional y al Estado del Bienestar.

La lucha contra el fraude y la lucha contra los paraísos fiscales es un tema crucial en las sociedades del siglo XXI, por razones éticas, de defensa del Estado de derecho, pero también  para la salida de la crisis. Es por ello  necesario atajar de raíz el problema y no mirar desde los Gobiernos para otro lado.

Un informático Hervé Falciani exempleado del banco HSBC en Ginebra, obtuvo los datos de 130.000 cuentas de presuntos defraudadores en esa entidad y se las entrego a las autoridades francesas, colaborando con la fiscalía para desencriptar y sistematizar los datos.
  
Parte de esa información fue entregada por  a España en mayo de 2010, y gracias a ello la Agencia Tributaria desenmascaró al menos a 659 presuntos defraudadores y sacó a luz cerca de 6.000 millones de euros no declarados.

La información que obtuvo Hervé Falciani también ha sido utilizada por las haciendas de Francia, Alemania, Italia, Reino Unido y EEUU.

En la actualidad el informático franco-italiano fue detenido por la policía en Barcelona el 1 de julio ya que  pesa sobre el una orden internacional de detención contra él emitida por Suiza, que lo acusa de vulneración de secreto bancario, y esta pendiente de la decisión de la Audiencia Nacional y en último extremo del Gobierno para ser extraditado. En su declaración mostro su interés por seguir colaborando con la hacienda española.

El pasado día 8, los ministros de exteriores de España y Suiza hablaron de Falciani.

El Grupo Socialista hizó una pregunta al Gobierno el día 3 de octubre, en dicha pregunta le pide aclaraciones  sobre qué acciones ha tomado o piensa tomar el Gobierno de España para recabar la información que pudiera ofrecer Hervé Falciani.

El Gobierno ya ha premiado a los defraudadores con la amnistía fiscal, con la amnistía a los dividendos repatriados de paraísos fiscales, y ahora no puede castigar a los que están combatiendo el fraude fiscal como es el ciudadano Hervé Falciani.

Por tanto, el Gobierno no debería conceder la extradición al mencionado ciudadano, en base al informe de la Fiscal de 8 de octubre,  atendiendo a la legislación nacional e internacional, y atendiendo a la prioridad política para un Gobierno que debe ser la lucha contra el fraude fiscal y el blanqueo de capitales, así como, la lucha contra los paraísos fiscales.

Con relación a la legislación nacional hacer mención a la Ley 4/1985 de 21 de marzo de Extradición pasiva, particularmente a sus  artículos 2 y 6. Así como, al artículo 23 de la Ley de prevención de blanqueo de capitales y financiación del terrorismo 10/2010 de 28 de abril, y el artículo 5 de la Ley 12/2003 de 21 de mayo de bloqueo de la financiación del terrorismo, estableciendo  la exención de las posibles responsabilidades de los informadores.

Y al hecho de que la revelación del secreto bancario en España no es delito, sino todo lo contrario, se está obligado a declarar a las autoridades cuando se sospeche  que se está cometiendo un delito.

Y en la espera internacional, cabe hacer mención  a la Convención de Naciones Unidas contra la corrupción de 2003, ratificado por España en 2005.  En ella se introduce mecanismos de protección de los denunciantes.

Por tanto, pedimos que el Gobierno no conceda la extradición.  


video

09 octubre 2012

El sacrificio inútil de (casi) todo el país



            
El guardián del sistema económico mundial, el FMI acaba de hacer un pronóstico y una recomendación para España: el pronóstico es que vamos a ser la segunda economía que peor se comporte en 2013 en todo el mundo después de Grecia. La recomendación es que nos tomemos las políticas de consolidación fiscal más como una maratón que como una carrera de velocidad, porque el efecto contractivo que tienen reducciones drásticas del gasto público puede implicar reducciones de los ingresos públicos que hagan inútiles los sacrificios que se le piden a los ciudadanos.

            La teoría económica,  a mi juicio, puede explicar de manera limitada y parcial  esa relevancia  crucial del ritmo de la consolidación. Si el sector público deja de gastar una cantidad  determinada, es claro que puede tener un efecto sobre la actividad económica y a su vez sobre la recaudación, e incluso sobre el gasto en desempleo, pero esos efectos indirectos deberían tener una cuantía menor que el recorte inicial. ¿Cuál es la diferencia entre la teoría y la realidad española?

           La diferencia tiene fecha de nacimiento: mayo de 2012. En ese mes el gobierno de Rajoy explicita que el Estado español va a financiar a la banca con todo el dinero que necesite; es más, le dice al nuevo presidente de Bankia que ponga él la cifra. Pero el efecto de ese cheque en blanco es inmediato en los mercados y la prima de riesgo, que venía comportándose bien, como cabe esperar ante un nuevo gobierno con mayoría absoluta, se dispara porque interpreta el cheque en blanco como un cheque quizá sin fondos suficientes. La primera implicación de este efecto es que el rescate a la banca nos está costando dinero a todos los españoles desde ese momento y cada vez que debemos ir a los mercados a financiarnos. La segunda implicación es que pervierte el efecto de los recortes: ahora no sólo implican menos actividad y menos recaudación, sino que, además, implican más impagos a los bancos y gracias al efecto cheque en blanco, más deuda pública final y más dudas sobre su sostenibilidad, más prima de riesgo y más coste de financiación actual; y por ahí sí se va cualquier efecto del recorte sobre el déficit.

            El PP vendía como una certeza desde la oposición el efecto Laffer, según el cual bajar los impuestos aumenta la recaudación. Ni lo ha intentado, pero a cambio ha generado el curioso efecto Rajoy, según el cual un recorte del gasto público no consigue reducir el déficit. El problema es que mientras tanto el efecto real de las políticas de Rajoy está siendo demoledor sobre las condiciones de vida de millones de españoles, y sobre la estabilidad del conjunto del país.

            Lo que necesitamos son tres cosas. En primer lugar, acotar el sacrificio que los españoles deben hacer para repagar una deuda que no es suya; en segundo lugar, asumir una senda creíble y con componentes distintos de ajuste fiscal y, por otro lado, un debate sereno sobre las formas de impulsar el crecimiento, que es el verdadero problema. El impulso a las exportaciones y la mejora de su financiación deberían estar en el centro de ese debate y ahora mismo están sufriendo como todos los rigores de la política de Rajoy, que va además del sufrimiento presente, va a lastrar el futuro de una forma dramática. Ninguna de las tres cosas se incluye en los Presupuestos para  2013.  

02 octubre 2012

La lucha contra el fraude: una prioridad



Dije en el debate de Pleno, que el Proyecto de Ley que presenta el Gobierno introduce un conjunto de medidas que tomadas individualmente son positivas,  no tenía sentido devolverlas al Gobierno.

Ahora bien ninguna de ellas ni todas juntas son suficientes para construir una ambiciosa política de lucha contra el fraude.

 Nos parece claramente insuficiente, y por eso, hemos presentado un conjunto de enmiendas de calado. Que caso de no aprobarse nos obligarían a no apoyar  la Ley.

Mal empezamos y que  ni en la ponencia, ni en los días previos a la celebración de  ésta Comisión, el PP se ha puesto en contacto con nosotros.

 Cuestiones que nos preocupan:

·     Esta ley pretende  “lavar la cara” a la amnistía fiscal, que  nosotros hemos recurrido ante el Tribunal Constitucional y ante la Audiencia Nacional. 
*
    Tenemos una gran preocupación con la Reforma del Código Penal que está en marcha, y ya en sede parlamentaria, porque  pensamos que se diseñado para  dar cobertura a la amnistía fiscal. Pero sobre todo, porque busca dar seguridad jurídica al defraudador. Más concretamente,  el objetivo de la reforma  es no pasar “el tanto de culpa” del defraudador   a la autoridad judicial ni al ministerio fiscal, evitando así que se pudieran iniciar acciones penales en relación al delito de blanqueo de capitales.

·        Nos preocupa el relato de la política impositiva del Gobierno: subir los impuestos a las rentas medias y bajas, amnistía fiscal a los grandes patrimonios, y ahora medidas contra el fraude fiscal.

·       En el la memoria de este Proyecto de Ley no hay unos objetivos cuantitativos.  
  
·       El Gobierno ha presentado los Presupuestos para 2013. Fíjense si tiene entre sus objetivos prioritarios la lucha contra el fraude que la Agencia Tributaria ha reducido su presupuesto un 7,7%. Más concretamente, sus gastos de Personal un -8,3%. Para evitar los recortes sociales no se puede recortar en la Agencia Tributaria.

·       En el Presupuesto de ingresos para 2013, que por otra parte es increíble, no hay una cuantificación de lo que se va a recaudar de una manera  efectiva por la política de lucha contra el fraude.  

Pero, no solamente deberíamos de perseguir en fraude en España,  es muy importante,  la lucha internacional contra el fraude y contra los paraísos fiscales.

No debemos confundirnos el verdadero fraude fiscal no está en el fontanero, o el electricistas, el gran fraude fiscal está en las grandes fortunas, en los grandes patrimonios, y por ende, en los paraísos fiscales.

-         El monto total del fraude, en el mundo, podría ascender en el período 2005-2010 a una escalofriante cifra que supera ampliamente la suma de los PIB de EEUU y Japón juntos.
  
-          En su informe de julio de 2008 sobre la materia, la Eurocámara estimó que las pérdidas globales ( directas e indirectas) de ingresos fiscales originadas por el fraude fiscal se sitúan en Europa entre los 200.000 y los 250.000 millones de euros anuales.

Si la economía sumergida española estuviera en la media europea  los ajustes que el Gobierno quiere hacer en el periodo 2012 y 2014 se podrían financiar con la recaudación procedente del fraude.

Los paraísos fiscales son las causas de los infiernos sociales.

Los paraísos fiscales son las causas de la supuesta  inviabilidad del Estado del Bienestar.

La existencia misma del Paraíso fiscal  llama al  fraude, pero es la causa de que los países compitan por bajar la fiscalidad.  
Nosotros no vamos a discutir, con el PP, por lo recaudado en materia de lucha contra el fraude en lo que llevamos de año,  ya que en  gran parte la recaudación de hoy tienen que ver los expedientes por infracciones abiertos ayer, lo que queremos es construir el futuro, en un tema que nos parece muy importante.

 Dos ideas fuerza:

1.   Desde nuestro punto de vista, la lucha contra el fraude debe ser el corazón de una política fiscal solvente, que de credibilidad a las cuentas públicas, así como, una política impositiva también justa.  A os que pagan impuestos no habrá que subírselos.

2.   La lucha contra el fraude fiscal debe ser uno de los temas centrales de la agenda europea, de ahí algunas de nuestras enmiendas.



Ante el citado Proyecto de Ley, el Grupo Parlamentario Socialista ha presentado un conjunto de enmiendas que señalan el camino de una estrategia ambiciosa de lucha contra el fraude en España, pero de manera importante, una estrategia internacional también de lucha contra el fraude y los paraísos fiscales.

 Entre dichas medidas podemos destacar las siguientes:

1.               Creación de la Oficina de Lucha contra el Fraude para disponer de una estrecha y eficaz coordinación y cooperación entre los distintos ámbitos administrativos, de tal manera, la Oficina elaborará un Plan Anual Integrado de lucha contra el fraude fiscal, laboral y de la Seguridad Social.

2.        Elaboración periódica de un informe que contendrá un análisis y evaluación de la economía sumergida y del fraude fiscal y laboral en España, cuyos resultados serán presentados ante las Cortes Generales que promoverán las medidas correctoras oportunas.
3.        Mandato al Gobierno para que promueva con mayor contundencia y de forma activa acuerdos y convenios con otros países, según el modelo de la  OCDE para luchar de forma eficaz contra los paraísos fiscales y las jurisdicciones no cooperativas, con el fin de hacer efectivo el intercambio de información y luchar contra la opacidad de los paraísos fiscales.


4.        En el ámbito de la Unión Europea, resulta imprescindible promover la ampliación de la Directiva del Ahorro, al objeto de perfeccionar los mecanismos de información automática, así como para acabar con el periodo transitorio indeterminado que permite a determinados países, por ejemplo Luxemburgo, no suministrar la correspondiente información.

5.      Derogación de la amnistía fiscal que beneficia de manera injusta a los contribuyentes de mayor capacidad económica, penalizando a aquellos que cumplen con la Hacienda Pública.

6.      Extender la limitación de los pagos en efectivo (2.500 euros) a las operaciones realizadas entre particulares. Establecer igualmente, y progresivamente en el tiempo, límites más exigentes para los pagos en efectivo (1.500 euros a partir del 1 de enero de 2014 y 1.000 euros a partir del 1 de enero de 2015).

Finalmente, esperamos que nuestras enmiendas sean tenidas en cuenta.