23 enero 2009

LA ESPERANZA DEL CAMBIO


Hoy he tenido la oportunidad de participar en la primera jornada del IX Congreso Regional de Comisiones Obreras de la Región de Murcia, a cuyos organizadores agradezco profundamente que hayan querido contar con mi presencia en un evento tan importante para la organización.

Las primeras palabras de mi intervención han ido destinadas a José Luis Romero, un buen amigo mío de estos últimos años, a quien veo casi todos los días en la calle Princesa tomando un café en la cafetería “Roses”, y que es una gran persona.

José Luis ha practicado un sindicalismo moderno, del acuerdo, del consenso, y ha defendido los intereses de la Región de Murcia como el primero, como esa defensa cerrada que ha hecho del Trasvase Tajo Segura, que finalmente lograremos.

Es una gran noticia que el sindicato vaya a seguir contando con él, porque con su experiencia puede aportar mucho a la formación de muchos sindicalistas. A mi me gustaría seguir contando con su amistad, y que nos podamos seguir viviendo en la calle Princesa tomando café y “arreglando el mundo”.

He querido también dar la enhorabuena a Comisiones Obreras por el homenaje que ha realizado al compañero Antonio López Baños. Otro gran sindicalista, otra gran persona… pero está se nos ha ido. ¡Qué final del año pasado más triste para la Región y para los progresistas! Se fue Antonio, nos dejo José Ramón...

Pero hay que seguir. Y hay que seguir hablando claro, sin medias tintas, llamando al pan, pan, y al vino, vino. La codicia de algunos, la ceguera de la desregulación, nos ha llevado a la crisis económica más brutal de estos últimos 80 años.

Es el momento de preservar la cohesión social. De esta crisis se sale salvaguardando la cohesión social. En esta Región algunos dijimos -Comisiones Obreras entre ellos-, que no se podía echar más leña a la burbuja especulativa, que ese modelo nos conducía a estar a la cabeza del paro y de la destrucción de empleo de España. Y nos llamaron de todo, como mínimo “ignorantes”. Desgraciadamente, hemos acertado.

De está crisis saldremos hablando claro, diciendo las verdades del barquero, con el concurso de todos, pactando, arrimando el hombro, acordando entre todos las bases de una nueva economía, de un nuevo crecimiento cimentado en la calidad, la productividad y la competitividad. O, dicho de otra manera, basado en la educación, la innovación y la internacionalización.

En la Región de Murcia no vamos a salir de la crisis mientras no se cambien las bases del crecimiento. Pero hay motivos para la esperanza: los sindicatos, los trabajadores, los empresarios de está Región, son un motivo para el cambio y la esperanza.

1 comentario:

indirectoyeducado dijo...

¿Donde estan los sindicatos?